“No Nos Hemos Callado Antes, No Nos Vamos A Quedar Callados Ahora”

El pasado fin de semana, en Huerta Grande (Córdoba) se dio cita la OTR (Organización de Trabajadores Radicales) para dar lugar al “XIII Congreso Nacional de la Organización de Trabajadores Radicales”. 300 delegados de 19 provincias revivieron la mística obrera del sindicalismo argentino, pero también el sentimiento radical que ardió de rojo y blanco.

“No Nos Hemos Callado Antes, No Nos Vamos A Quedar Callados Ahora”

24-04-2018 10:19 hs.

Se respiraba apenas al ingresar, ese aire de militancia dura, de caras curtidas en eso que tanto se dice pero poco se hace: lo social, los barrios, los gremios. El cara a cara del que sabe que la política, además de palabras, significa hechos. Hechos que exceden la materialidad del Estado y se inscriben en la solidaridad del vínculo social. Más de un militante de la OTR fue alguna vez a una casa sin soluciones, pero más que dispuesto para ponerle el hombro a un amigo, a un conocido, a un vecino y seguramente, también a meterle el “pecho” a la crisis argentina.

Absolutamente nadie vestía de traje, ni realizaba ostentación de ningún tipo: si en algún lugar se pudo ver la estética del “pueblo” radical, fue el fin de semana en Huerta Grande. Era sólida y sincera, rica en significados, vital, fuerte, llena de empuje, llena de vida. Allí, el partido de los abogados, dio lugar al partido de los trabajadores. En estos actos de creación dinámica, donde una organización despliega su complejidad identitaria, el radicalismo trabajador comenzó a parir su próxima conducción.
Cerca de las 16hs, tomó la palabra el presidente Néstor Harrington: “Quiero darles la bienvenida en tiempos muy difíciles para todos los trabajadores argentinos, y en nombre de ellos y de todos los que representamos algo, quiero desear que sea exitoso este congreso, que cada uno ponga lo mejor de sí porque la situación es muy difícil, sabemos que tenemos responsabilidades con la historia pero también con el presente. Quiera dios que los ilumine.”

Luego de su intervención, dio un discurso el Secretario General, Javier Varetto (OTR Córdoba). Anunció la conformación de la junta de poderes para las 18:30hs, junto a un informe detallado de su gestión al frente de la organización. Destacó la intención de lograr más visibilidad, consolidar el proceso territorial, las opiniones sobre distintas temáticas y su respectiva difusión. La interrelación coordinada con otras organizaciones internas como Franja Morada, la Juventud Radical o las Mujeres Radicales. También “salir a la calle” en distintas marchas como la del 24 de Marzo o la de “Ni una menos”.


“Esto es acción de todos. Así como lo veníamos haciendo en la etapa anterior con el gobierno nacional kirchnerista, en estos dos años, la OTR es la única organización orgánica del partido que ha venido manteniendo y diciendo lo que entendíamos había que decir como trabajadores y como radicales, no nos hemos callado antes, no nos vamos a quedar callados ahora. Siempre dentro de un plano de crítica y construcción, de tratar de generar propuestas alternativas.” Luego resaltó la solidaridad de la Convención Nacional: “En esto debo hacer un reconocimiento también. Nuestra organización es un orgullo, es la organización partidaria formal que viene manifestando posiciones como radicales; desde mediados del año pasado claramente también hubo otra organización no menor en importancia en el partido, que también ha venido marcando posiciones como radicales en lo que tenemos que hacer, en lo que los radicales tienen que hacer: tengo que hacer un reconocimiento, en nombre de todas las organizaciones de los trabajadores radicales, un reconocimiento público al Dr. Jorge Sappia, presidente de la Convención Nacional, que desde sus inicios ha tomado claramente un posicionamiento.”

Resaltó además, aspectos de mejoría en la organización de la OTR, en sus convocatorias, en sus discusiones internas, en el trabajo incesante de la dinámica crítica-propuesta. Instó a todos los radicales actualmente en algún gremio a que se acerquen a la organización, a participar de ella, a robustecerla.

“Fundamentalmente no podemos dejar de marcar algo que nos han escuchado decir en muchos lugares: el gobierno va tomando decisiones que pareciera que fueran generadas “por”, “para” y en “beneficio” de determinados sectores de la sociedad, y esos sectores no son los sectores vulnerables de la sociedad. Y esto no lo vamos a dejar de decir por más que no le guste a algunas de nuestras autoridades partidarias.” En el mismo sentido, continuó: “el presidente de la Nación plantea que todos tenemos que hacer el esfuerzo; nosotros no podemos dejar de marcar, que desde lo que observamos, el esfuerzo, lamentablemente lo siguen haciendo los mismo sectores que en otras épocas lo hicieron, y hoy lo siguen haciendo: los sectores vulnerables de la sociedad. Lo siguen haciendo los trabajadores, lo siguen haciendo los jubilados, a diferencia de otros que evidentemente se ven beneficiados.”
Yendo a lo partidario, dijo: “No vamos a dejar de decir que no concebimos a una Unión Cívica Radical como convidada de piedra, es necesario que el radicalismo cambie o adopte otra actitud. Cada uno tiene que convertirse para adelante en los guardianes de los ideales, en esta realidad que vivimos tanto a nivel nacional como partidaria. Necesitamos seguir insistiendo en que el radicalismo debe mantener su posición de radicalismo institucional, ese radicalismo que defiende la ley, las autonomías provinciales, que defiende la constitución, etc.; pero a eso es necesario agregarle que esta dirigencia vuelva a recuperar las banderas que parecería que ha perdido del radicalismo social, que vuelva a recuperar esa bandera que nos legó Crisólogo Larralde, y cada uno de los prohombres del radicalismo.”

Para finalizar: “Falta mucho para seguir acercando el partido al sector del trabajo. La Unión Cívica Radical es trabajo, eso forma parte de nuestros orígenes, forma parte de nuestro gen, forma parte de la acción de cada uno de nuestros gobiernos. Nuestra fuerza no está en el aparato partidarios, nuestra fuerza no está en el apoyo de los grandes medios de prensa, nuestra fuerza no está en los aparatos económicos, sino que cada uno de ustedes tiene que tener claro que nuestra fuerza está en nuestras convicciones, en nuestras ideas, esas ideas que aprendimos de prohombres como Alem, Yrigoyen, como Larralde, Lebensohn, Illia, Balbín o como Raúl Alfonsín.

Nuestra fuerza está en nuestra militancia, en nuestros corazones y fundamentalmente nuestra fuerza tiene que estar en nuestra conducta. Es necesario construir un radicalismo social, volver a construir un radicalismo pluriclasista, un radicalismo que no baje ni abandone sus banderas, un radicalismo que deje de tener esa excesiva prudencia y comience a tener audacia política, que comience a tener propuestas pero que a la vez tenga coherencia.

Como decimos en cada lugar por más que sea repetitivo, como un rezo laico: cualquiera sea el signo político del gobierno, si avanza sobre derechos sociales o laborales legítimamente adquiridos, los trabajadores radicales tenemos claro dónde tenemos que estar.


Lo segundo es que para los trabajadores radicales, nuestro único compromiso es con la nación, es con los sectores vulnerables, es con los trabajadores, con los jubilados; para los trabajadores radicales nuestro único compromiso es con la Unión Cívica Radical, pero no una Unión Cívica Radical que levante banderas desteñidas ni amarillentas, sino la Unión Cívica Radical que levanta la bandera roja y blanca, bien roja y blanca, consecuente con su historia.”

Finalmente, pasado el mediodía del domingo, sería reelecto como Secretario General de la Organización Nacional de Trabajadores Radicales, Javier Varetto, de Córdoba, y como Secretaria General Adjunta, Norma González, de Tierra del Fuego.

Por Marcelo Funes

06-01-2018 06:32 hs.

26-12-2017 14:37 hs.

30-11-2017 21:12 hs.

21-11-2017 23:29 hs.

16-11-2017 23:47 hs.

28-09-2017 08:10 hs.