¿PERVERSIONES DEL PODER?

¿Por qué?... ¿Que tienen en la cabeza y pierden el corazón estos tipos?... Así, desde fuertes interrogantes y sin tener luz sobre el indicado como perverso, ahoga su dolor al venir de aquel constante acoso. Desnudada y ofendida en su intimidad por el ¨poderoso¨, Itatí largó un recorrido de duras palabras después de un par de décadas cargada en su no querida turbación. Por supuesto de ofensas profundas que el político de la llamada política progresista, de principios éticos en sus conceptos liminares del socialismo militante.... Vaya a saber, todo lo escondido y de repulsión histórica personal que al importante personaje lo llevaron, una y otra vez a desmerecer una asistente dentro del staff de trabajo de alto rango. Privilegiando sus deplorables instintos para quebrar a l hoy denunciante ¨pública¨ Itatí S.; detrás de acorralamientos insoportables en un raid libidinoso casi increíble desde cargo ejecutivo... tan importante....

¿PERVERSIONES DEL PODER?

25-03-2018 08:51 hs.

Demasiado para soportar en imagen pública a dos décadas de las sucesivas y sofocantes tragedias, por lo que una mujer bella, atractiva, inteligente y con todas las luces de juventud; siempre dispuesta Itatí a dar más de lo suyo por una causa que entendía de valores. Sin pensar una vez que entre los enjuagues del poder, muchas trampas la asecharían y traspuestas las escaleras casi triunfales de un ¨Palacio de los Leones¨, Rosario también era una apuesta vital, muy respirable y junto a la naturaleza del ¨verde¨esperanza que su cercano líder supo vender a la ciudadanía para llegar al sillón más cotizado. En una carrera cuando todo se pinta como solidaridad y desde aprendizajes alrededor de los que llaman ¨gente bien¨, formada en la Universidad mayoritariamente y con expectativas de emular a sus clásicos pioneros: los J.B. Justo, o Alfredo Palacios, y sí en vida a Estévez Boero.. Soñaba y supo ilusionarse muy bien Itatí, incluso acercándose al mismo grupo selecto que con un buen coordinador ¨muy lozano él¨ le posibilitó entrar al despacho de quien luego sería el más execrable individuo que pudiera haber conocido... como émulo del más bajo psicópata que ¨sin anestesia¨ desespera y busca institivamente tomar a la desprevenida dama y someterla a sus juegos deleznables del acoso más atroz.

Pasó el tiempo; mucho tiempo, y sin embargo las heridas señalan al conjunto militante de culpables, más allá del ególatra acosador. Donde todos miraban para otro lado como asintiendo los desbandes del ¨jefe¨. Al que ella (Itatí) nombre en un poema puesto en las redes sociales posterior a la última marcha del 8 de marzo pmo. pdo.; Día Internacional de la Mujer, celebrado con un paro nacional para reconocer al género femenino, sus luchas. Contra los crecientes femicidios y para resaltar los derechos igualitarios que las mujeres deben adquirir en consonancia a los del hombre. Y sobre todo, para protestar enérgicamente contra los acosos... Cuestión paradógica a la vista de Itatí S. que volcó un breve relato poemado: ¨El Día Después¨, tras sorprenderse... porque en primera fila y como estandartes masculinos para la marcha en defensa integral de la mujer y contra el acoso... se situaron los dirigentes políticos y militantes alrededor del histórico político partidario y famoso después de pasar por el gobierno provincial y cargos nacionales... como un ¨progre¨más, afirmando las banderas de respaldo a la dignidad y todo el respeto moral para la mujer.... El personaje entre todos, que ella definió como ¨aquel político, varón, padre de familia y gran candidato...que me acosó y me acosó. Y se cansó de acosarme./ Junto a sus compañeros, espectadores privilegiados de sus acosos/ Aquellos que callaron y luego me acusaron de ser radicalizada..../ Pública y cobardemente!!!!" Dejando duros párrafos contra un ex marido, que fuera ¨rajado a patadas por mi hija y yo¨; también acusado fuertemente de maltratador, acosador... y hasta de basura patriarcal de persona....

Sin duda alguna duelen los engaños, pero más los avasallamientos a la libertad personal, luego a la misma deslealtad con que se difama el mismo honor, en este caso para la mujer en nombre de Itatí. Viniendo desde quien recorrió mucho poder los últimos 20 años; que hizo del ¨supuesto¨prestigio personal una preceptiva que debe ocupar al buen político. Aunque imágenes y datos elocuentes asentados en el glosario del periodismo de investigación se cargaron de varias dudas, a partir de cómo el hombre en cuestión ¨cambiaba¨de esposa rápidamente y ni siquiera parezca detenerse en la tercera, a pesar de tantos achaques de salud que en esta vejez actual lo pintan como a un león sin uñas; entre la senilidad y la dureza de un alzheimer en las puertas de su existencia.

Vaya saber como se cocinaron los orígenes al oeste provincial; los cobijos maternales de la niñez que casi siempre marcan esa inmadurez futura desde el plano pulsional según define la terminología psicoanalítica y muchas penurias para vincularse en la madurez con el otro sexo no resujltan viables; o se llenan de oscuridades que hacen surgir aquellas primeras insatisfacciones y las posteriores ansiedades que pueden desatar locamente pulsiones: para ser un acosador imparable; una suerte de pervertido peligroso para la humanidad y la estabilidad integral de cualquier mujer que despierte ese ¨indio¨irrefrenable como cuestionable para un individuo centrado y de mente sana.

Nos conducen los acosos que hace la denunciante pública, para unir aquello que siempre se alertó sobre los políticos y sus apetencias: afirmando que en una gran mayoría caen en los vestigios repudiables que envanecen su ser, y son como máquinas manipuladas por el poder, el dinero, y cuando no... del sexo ( pero en sus grados ilimitados cuando se traspasa esa red que desluce la condición de persona, para ubicarlo con figura de ¨bestia¨).

Quedan los fastidios, la aprensión, el asco, los disgustos, el desagrado, la repugnancia, la desconfianza, la repulsión, la irritación, la incomodidad... y por supuesto los malos recuerdos.... de una mujer más; damnificada pero no reparada en la total dimensión de la mujer que merece su esperanza digna de ser mujer....

Él, tuvo su propio Decamerón, parafraseando los fantasiosos giros que dominan (o dominaban) su fálico existir. Tal vez entre las páginas de lujuria que alguna vez detallaron todo destemple de una sexualidad incontenible o los tránsitos lujuriosos por esos goces pulsionales. Sin capacidad para detener el oscuro pasar de sus culpas. En esta mezcla está tejida la trama y también la tragedia para la vida cotidiana; bajo el automatismo de la repetición, una maldita oportunidad para legitimar como la sádica costumbre (donde me importo para mi, y el resto que se embrome). Y llegan a imponerse como preceptos. A pesar que una luz siempre tenue denuncie con todas sus letras a la supuesta ética de este falso progresismo socialistoide, mientras que las marcas de la perversión política son indelebles frente al acoso: ahí se imponen las penurias de quién saltó el cerco de lo permitido, porque ¨No podía escapar a la idea sombría de que, el va de suyo, es una verdadera violencia¨.(Roland Barthes). 

Por: VICTOR HUGO BRESCIANI

 

04-02-2018 07:12 hs.

29-10-2017 09:18 hs.

17-06-2017 11:52 hs.

15-05-2017 08:14 hs.

13-05-2017 08:05 hs.

10-04-2017 07:43 hs.

07-04-2017 07:23 hs.

23-02-2017 07:55 hs.

19-12-2016 06:58 hs.

05-12-2016 07:11 hs.

27-06-2016 07:35 hs.

01-06-2016 09:42 hs.

28-05-2016 12:21 hs.