Ariel Bermudez: "Es una locura de parte de la subsecretaría de la Niñez.."

El diputado provincial Ariel Bermudez calificó la posición de la subsecretaría de la Niñez como una locura...

Ariel Bermudez:

23-01-2018 05:54 hs.

Una pareja de la capital provincial recrimina al Estado que mantuvo casi dos años a un niño de tres y ahora lo lleva a otra familia solidaria. Las falencias del sistema vigente.
El caso de Kiki vuelve a poner de relieve las imperfecciones del sistema legal de adopción que no siempre deja en claro cuál es el interés superior del niño, tironeado entre los preceptos de la ley y los intereses y pareceres de los adultos involucrados. Cristina Morla vendrá mañana a Rosario -acompañada por su pareja, Sergio Gigliotti- para insistir públicamente en su reclamo por recuperar al nene de tres años, a quien cuidó por 19 meses en su carácter de familia solidaria en la ciudad de Santa Fe, tal el programa de la Subsecretaría de la Niñez provincial. Ellos entienden que el jueves pasado el Estado reapareció luego de no haber resuelto a tiempo la vida del niño y se lo llevó a otro hogar, sin considerar el daño emocional del pequeño. Y desde el área gubernamental refutan esa posición y acusan a la pareja de faltar al compromiso asumido en el programa y de mentir con tal de imponer su deseo que -afirman- no es el mismo que el de Kiki.

Cristina Morla recibió a Kiki hace 19 meses, como familia solidaria. El programa provincial establece que esa convivencia es transitoria, de seis meses aunque prorrogable según demoren los trámites para que entre la Subsecretaría y la Justicia se resuelva la adopción definitiva con otra familia inscripta en el RUAGA (Registro Unico Provincial de Aspirantes con Fines Adoptivos). Pero ese tiempo de Kiki con Cristina se prolongó mucho más que seis meses y el vínculo afectivo creció, inevitable. Y allí la interpretación de lo que pasó se bifurca según quien la cuente. 

"En esos seis meses el Estado tiene la obligación de resolver la vida del niño. Kiki tendría que haber tenido su familia definitiva y hoy estaría feliz con su mamá y su papá, sus hermanos, y nosotros felices, quizás con posibilidad de seguir viéndolo", dijo Gigliotti, periodista de LT10 que ofrecerá con su pareja una conferencia de prensa mañana a las 8 en el bar de Sarmiento y Santa Fe.

Trabajadoras sociales de la Subsecretaría de Niñez retiraron al nene el jueves pasado de esa casa en Santa Fe y lo dejaron con otra familia solidaria, residente en San Carlos, donde ya está el hermano biológico de Kiki, de 8 meses de vida. Primero Kiki, y luego el bebé al nacer, fueron retirados por orden judicial y fundamento médico porque con su madre biológica estaba en riesgo su integridad física.

"El interés superior del niño es vincularse con su hermano biológico, porque desde allí construirá su identidad. Por eso se lo asignó a esta familia, hasta que la jueza defina la familia adoptante y definitiva, pero ya junto a su hermano", explicó la titular del área, Andrea Travaini. El problema es el tiempo transcurrido y los lazos que se generan mientras tanto.

"Cuando vino acá, a Kiki empezamos a demostrarle que tiene derecho a ser feliz después de que el destino lo castigara por el desprendimiento de su mamá. Sería feliz hasta que aparecieran sus papás definitivos. El Estado estuvo ausente casi dos años, se olvidó de Kiki durante casi dos años. Y empezó a acordarse cuando se enteró de nuestra guarda preventiva (la pareja inició el trámite de adopción). Y se hizo presente para dañarlo. Para nosotros es un dolor grandísimo, llegar a casa y no verlo, irse a dormir y pensar permanentemente cómo habrá hecho, cuando se dormía con la mano de Cristina, que jugaba todos los días", expuso Gigliotti, quien impulsó su cruzada personal vía Facebook, con carta al gobernador incluida, para deshacer el trámite que le llevó al niño fuera de su casa.

25-04-2018 08:31 hs.

19-04-2018 07:15 hs.

02-04-2018 20:39 hs.

07-03-2018 16:10 hs.

09-02-2018 11:31 hs.

26-01-2018 19:33 hs.

13-01-2018 10:47 hs.