Aparecieron varios restos de Buda

El cuerpo del filósofo fue seccionado al morir, y enterrado en distintos sitios hace más de 2.500 años. Ahora se encontró un cofre con cenizas que serían del sabio que modificó el modo de pensar de millones de orientales.

Aparecieron varios restos de Buda

17-12-2017 18:08 hs.

Serán los restos encontrados recientemente los de un personaje clave en la historia de los pueblos orientales? ¿Se tratará de Siddharta Gautama, mundialmente conocido como Buda, el fundador del budismo? ¿Han dado los arqueólogos con el tan preciado cofre que contiene los restos cremados y escondidos por mil años de antigüedad? Dudas y más dudas, que con el correr de las semanas -quizá meses- se pueden dilucidar si se está ante los huesos y las cenizas de uno de los verdaderos iluminados del pasado.

Repasando historia
Hace algo más de dos mil años, dos monjes chinos, Yunjiang y Zhiming, quienes residían en el templo Mañjusri del monasterio Longxin, contaron haber enterrado unos restos humanos en el condado de Jingchuan, China, junto con más de 260 estatuas budistas. Incluso, se menciona que se pasaron más de dos décadas recolectando los monumentos de variadas medidas, no sólo de las ciudades circundantes, sino también de países de todo el continente asiático. La fecha del entierro incluso aparece bien detallada: los restos mortales fueron enterrados el 22 de junio de 1013, según la inscripción. Por estos días, se cree que en uno de dichos cofres se encontrarían las cenizas de quien en algún momento fue Siddharta Gautama.

Príncipe abdicado
Escritos encontrados certifican que Siddharta Gautama, un hombre que por aquellos tiempos era considerado como “el iluminado”, fue una persona real que vivió en el período 483-368 (antes de Cristo) y que falleció a la edad aproximada de 80 años. Los padres de Siddharta Gautama fueron Suddhodana, el rey de los Sakyas, las personas que habitan en las fronteras indias de Nepal, y su esposa, Maya. El joven príncipe Buda creció rodeado de lujo y riqueza, pero a medida que crecía, comenzó a notar cosas y ver hechos que eventualmente hicieron que su vida cambiara radicalmente. Es que en su juventud el muchacho era protegido de las duras realidades de la vida de aquellos tiempos por su padre, quien reiteradamente había sido advertido de que si su hijo algún día alcanzaba a ver y comprender las duras cuestiones de la vida real, entonces se retiraría.

Aun así, y a pesar de la protección de su padre, un día, mientras viajaba fuera de los terrenos del palacio, Buda pudo observar por sí mismo y por primera vez el sufrimiento. Esto movilizó sensiblemente al muchacho y una cadena de eventos aceleró los cambios que su personalidad comenzó a tomar, algo que lo conduciría al camino hacia la iluminación. Se ungió entonces en un líder espiritual, a partir de lo filosófico, que influyó muchísimo en toda la región, no sólo en lo religioso, sino también en la forma de actuar de la sociedad.

División tras la muerte
Este personaje, que fue constituyéndose en leyenda por sus dichos, no llegó a ver su crecimiento exponencial en cuanto a su prédica, aunque ya era muy seguido en su época. Se cuenta que una vez que murió, hace unos 2.500 años, a la edad de 80 años, los restos de Buda se dividieron entre sus discípulos y la realeza y se extendieron por todas partes, a pesar del hecho de que sus restos inicialmente debían ir al clan Shakya, al cual pertenecía.

Dada su prédica, seis clanes y un rey exigieron tener algunos de sus restos. Para evitar conflictos, un líder religioso decidió dividir los restos de Buda en diez porciones; ocho de las reliquias del cuerpo, una parte de las cenizas de la pira de cremación de Buda, y una de la olla usada para dividir las reliquias, que decidió guardar para sí mismo.

A partir de eso, y de que no debieran producirse disputas entre los diferentes clanes, los restos del filósofo y predicador fueron colocados dentro de numerosos santuarios y adorados en estupas por sus miles de seguidores, que aumentaban conforme se conocían los pensamientos del fundador del budismo.

¿Qué se encontró?
La búsqueda de algunas de las partes diseminadas del cuerpo de Buda han sido motivo obsesivo de ciertos investigadores, ávidos de encontrar pruebas tangibles sobre los restos. En ese sentido, se cree que el cofre descubierto recientemente contiene supuestamente más de 2.000 restos, huesos y dientes. Pero, a diferencia de otros hallazgos, la urna de cerámica contiene restos humanos incinerados con el nombre de Buda grabado.

La caja lleva una inscripción que los arqueólogos e investigadores tradujeron así: “Los monjes Yunjiang y Zhiming de la Escuela Lotus, que pertenecían al Templo Mañjuśrī del Monasterio Longxing en la prefectura Jingzhou, reunieron más de 2.000 piezas de śarīra, así como los dientes del Buda y huesos. (Ellos) los enterraron en la Sala Mañjusriī de este templo”. Y si bien es cierto que no es la primera vez que se cree que se descubren restos que se dice que pertenecen a Buda, lo único que podrá certificarlo será el resultado de los estudios de laboratorio.

Además, los arqueólogos también recuperaron 260 estatuas, que seguramente conformarían la recolección de Yunjiang y Zhiming en diferentes sitios de Asia, lo que acercaría mucho más la teoría de que parte de los restos del filósofo podrían, esta vez, estar en esos cofres.

FUENTES: Ancients news / codigooculto.com

07-01-2017 08:37 hs.

23-11-2016 12:54 hs.

13-09-2016 22:12 hs.