"Hubo un evento anómalo, violento y no nuclear consistente con una explosión"

Lo dijo el vocero de la Armada Argentina, Enrique Balbi, quien de esta forma confirmó la anomalía hidroacústica detectada por los Estados Unidos. La información llegó de parte del embajador argentino en Austria.

23-11-2017 12:15 hs.

En una conferencia de prensa prolija y con Enrique Balbi como único orador, como sucede desde hace una semana, la Armada Argentina confirmó que hubo una explosión registró en el mar el día que desapareció el submarino argentino con 44 tripulantes, es decir el 15 de noviembre. Cuando el vocero todavía respondía las preguntas de los periodistas, Itatí Leguizamón, esposa de uno de los 44 tripulantes, despotricaba contra la fuerza, a la que acusaba lisa y llanamente de mentir.

“Hubo un evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear consistente con una explosión”. Con esas palabras, Balbi anunció lo que podría ser el peor indicio. Dijo que la información, que había llegado el miércoles vía Estados Unidos, fue confirmada con una segunda fuente, por el embajador argentino en Austria, a través de una comunicación telefónica a las 10:15 de este jueves.

Balbi recogió entonces la versión de la anomalía hidroacústica detectada aquel miércoles a las 10:31, horas después de la avería en una de las baterías que reportó el comandante del submarino ARA San Juan y que supuestamente había sido reparada. Horas después, la nave perdió comunicación con la base y desde entonces no se sabe nada de ella.

“Si dijeron que era una falla leve, ¿por qué después dicen que hubo una explosión?”, se preguntaba Leguizamón desde la base naval de Mar del Plata, con una evidente indignación.

“Seguimos buscando hasta tener una evidencia más concreta dónde está el submarino San Juan y nuestros 44 tripulantes”, dijo el vocero de la Armada, y agregó que será así “hasta no tener certezas y otros indicios que se puedan corroborar”.

“¿Hubo una explosión?”, preguntó uno de los periodistas cuando pasaron al momento de las preguntas. Y la respuesta fue contundente: “De acuerdo a este informe, sí”.

Después aclaró que “una explosión en inmersión académicamente es una implosión”.

El evento se produjo en la zona del Atlántico donde se busca al submarino desde hace ocho días, donde se reportó por última vez su ubicación, en la zona del Golfo San Jorge, a 432 kilómetros de la costa de la Patagonia argentina.

Más noticias en ULTIMO MOMENTO

publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad