Qué supone el nuevo desafío nuclear de Corea del Norte

La posibilidad que el nuevo artefacto termonuclear pudiera instalarse en un misil intercontinental significaría un importante y peligroso adelanto en sus capacidades militares.

Qué supone el nuevo desafío nuclear de Corea del Norte

03-09-2017 12:46 hs.

Corea del Norte ha probado hoy su bomba atómica más potente hasta la fecha, un artefacto termonuclear que según el régimen puede instalarse en un misil intercontinental, lo que de confirmarse supondría un importante y peligroso adelanto en sus capacidades militares.

El sexto ensayo nuclear norcoreano y segundo supuestamente llevado a cabo con un artefacto termonuclear culmina un período de frenética actividad armamentística por parte del régimen de Kim Jong-un, tras probar más de una decena de misiles balísticos desde comienzos de año, entre ellos dos intercontinentales.
Esta intensificación ha coincidido con la llegada al poder a la Casa Blanca de Donald Trump el pasado mes de enero. La de hoy es la primera prueba atómica norcoreana bajo su mandato. La prueba supone un desafío directo al presidente de EEUU, quien horas antes había hablado por teléfono con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, sobre la “escalada” crisis nuclear en la región.

La fase de tensión entre Corea del Norte y las principales potencias del mundo, con Estados Unidos a la cabeza, llegó a su punto más álgido a finales de verano cuando Trump anunció que se había acabado la época de “paciencia estratégica” con el gobierno comunista y pidió una respuesta decidida al “brutal” régimen norcoreano.

El último test, unido a los anteriores lanzamientos de misiles balísticos de los últimos meses, parece dirigido a demostrar con hechos que Corea del Norte es capaz de alcanzar territorio estadounidense con un misil con carga nuclear, aunque muchos expertos dudan de que el país domine ya esta tecnología.
Los medios oficiales norcoreanos han anunciado con su habitual pompa que el país había probado con “total éxito” un artefacto termonuclear que puede ser instalado en uno de sus misiles balísticos intercontinentales (ICBM).

La supuesta capacidad de Corea del Norte de instalar una bomba de hidrógeno en la cabeza de un misil dotaría al régimen de Kim-Jong-un de lo que comunidad internacional denomina “capacidad nuclear disuasoria”. Esto es, misiles capaces de alcanzar el territorio de otras potencias mundiales, incluida Estados Unidos.

Corea del Norte lleva a cabo su programa nuclear y balístico desafiando las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y sus sanciones. El ensayo de hoy vuelve a demostrar que Pyongyang no tiene intención alguna de abandonar su programa nuclear pese a la presión sin precedentes de la comunidad internacional y a los recientes llamamientos al diálogo desde Washington y Seúl.
“El test fue realizado con una bomba con un poder sin precedentes”, señaló la locutora de la cadena estatal KCTV Ri Chun-hee, la encargada de dar las noticias más importantes para el régimen, quien añadió que el ensayo tuvo “dos fases” y fue ejecutado por orden directa del líder Kim Jong-un.

La intensidad de la detonación detectada hoy por los países vecinos y por la Organización del Tratado de Prohibición Total de Pruebas Nucleares (CTBTO, en sus siglas en inglés) indica que se trató de un ensayo mucho más potente que los cinco anteriores ejecutados por el régimen.

La explosión tuvo una potencia estimada próxima a los 100 kilotones, lo que supone el quíntuple que el anterior test atómico norcoreano de septiembre del año pasado, y unas once veces superior a la detectada en enero del mismo año, cuando Pyongyang afirmó haber probado otra bomba de hidrógeno, según Seúl.

Análisis posteriores apuntaron que el de enero de 2016 fue un artefacto de características inferiores a uno termonuclear. En esta ocasión Seúl y Tokio han señalado que aún se están analizando los datos recogidos para determinar si se trató de una bomba H.
La prueba nuclear en Corea del Norte ha eclipsado el comienzo de la cumbre de países emergentes BRICS, donde el presidente chino Xi Jinping ha pedido la unidad de los países en desarrollo para lograr paz y estabilidad aunque eludió dirigirse directamente al Gobierno de Pyongyang.

China, el único gran aliado de Corea del Norte, ha ejercido en los últimos meses el rol de mediador entre Corea del Norte y el resto de la comunidad internacional. Con este nuevo desafío se demuestra que los intentos chinos por meter en vereda al díscolo régimen vecino de Kim Jong-un no han servido de nada

Adicionalmente, el hecho que este ensayo nuclear coincida con la reunión de los países emergentes, que se celebra en Xiamen (China) y que estaba llamada a suponer un momento de gloria para el presidente Xi Jinping, supone toda una bofetada diplomática.
China “condena enérgicamente y denuncia firmemente” el nuevo ensayo nuclear en un comunicado la Cancillería del régimen comunista, que también urgió a Pyongyang a retomar la senda del diálogo.

La prueba atómica se ha realizado “a pesar de la oposición general”, añadió la nota oficial, que pide “firmemente” a Corea del Norte a que tenga en cuenta “la sólida voluntad” de la comunidad internacional para conseguir la desnuclearización de la península de Corea.

Además, China pidió a Pyongyang que respete las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, “deje de tomar decisiones equivocadas” y vuelva “de forma real al camino del diálogo”.
La escalada nuclear del régimen de Kim Jong-un ha generado una de las peores crisis de seguridad en la región en los últimos años. Japón, Corea del Sur, Rusia y la ONU han condenado con firmeza el ensayo, ejecutado en la misma semana en que un misil balístico norcoreano sobrevoló el archipiélago nipón y cayó en el Pacífico, y señalaron que están en contacto con Washington para convocar una nueva reunión de Seguridad del Consejo de Seguridad de la ONU y tratar de aislar aún más a Pyongyang.

El sexto test nuclear norcoreano ha tenido lugar pocos días antes del 9 de septiembre, cuando se celebra el aniversario de la fundación del país asiático y la misma fecha en la que el año pasado tuvo lugar su quinto ensayo atómico.

A primera hora de hoy y antes de producirse el ensayo, los medios estatales norcoreanos afirmaron que el país había logrado desarrollar con éxito un explosivo nuclear de este tipo que fue cargado en uno de sus nuevos proyectiles ICBM, y mostraron fotos de Kim Jong-un con el supuesto artefacto.

Más noticias en Internacionales

publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad