En conmemoración del Día del Licenciado en Nutrición

Cada 11 de agosto en nuestro país se celebra el Día del Nutricionista y en esta oportunidad los Lic en Nutrición docentes de la Universidad Católica de Santa Fe –UCSF- queremos manifestar nuestra preocupación por el escenario alimentario/nutricional y al mismo tiempo, reposicionar nuestro campo de ejercicio profesional.

En conmemoración del Día del Licenciado en Nutrición

11-08-2017 07:50 hs.

Ya todos sabemos que tenemos una epidemia de exceso de peso, que la mitad de los argentinos son sedentarios, que el consumo de productos procesados se ha acaparado la dieta, que la forma en que producimos los alimentos deja cicatrices ambientales, que tenemos rotulados de alimentos que la gente no comprende, que la publicidad de alimentos hace de la infancia un aliado, que los kioscos escolares ofrecen diariamente alimentos que deberían ocasionalmente consumirse, que la lactancia materna poco se sostiene, que las carencias nutricionales nos hablan de ollas con desigualdades alimentarias, entre otros. Figuritas repetidas y acciones que siguen estando pendientes. Las cifras epidemiológicas incomodan, y detrás de los números hay nombres y apellidos que tienen las cartas ya jugadas. Se trata de un problema capital.
Por ello, que desde la carrera de nutrición apelamos a la necesidad de formar profesionales con un fuerte compromiso en la defensa del Derecho Humano a una Alimentación Adecuada, que parte de la comprensión de la realidad pero que se traduce en responsabilidad e involucramiento. La necesidad de pensamiento crítico es la única herramienta de liderazgo y libertad, que permite discernir entre los discursos dominantes que homogeinizan los platos y las dietas, de los “influens” de turno de dudosa veracidad o de los relatos industriales corporativos.
En un contexto de revisión constante de los saberes científicos, donde todos hablan de alimentos se nos presenta la paradoja de sobre-información y la peligrosa incertidumbre de lo “bueno o malo para comer”. Se dice mucho pero hay diversidad de voces de cuestionable confianza. Es así como manifestamos nuestro compromiso en la defensa de la explicitación de los conflictos de intereses, de velar y proteger una alimentación libre de presiones y de patrocinio de la industria alimentaria y farmacéutica, y en el ejercicio responsable de la profesión.
Apelamos al compromiso ciudadano de un colectivo que se hace cargo de que es parte de la solución, pero renunciando al estado contemplativo de los diagnósticos, movilizando caminos que parten del reconocimiento de que la dieta está condicionada por una tríada de desigualdades: género, raza y posición social. Es por ello que el entorno tiene más valor persuasivo que el estoicismo nutricional que pregona solitarias batallas contra infinitas barreras de los estilos de vida modernos.
Celebramos nuestro día, defendiendo el principio de una nutrición libre de intereses.

Más noticias en Salud

publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad