Desde Córdoba a Zavalla, en la bicicleta de piñón fijo

Había una vez un público que quedó encantado.

Desde Córdoba a Zavalla, en la bicicleta de piñón fijo

08-08-2017 07:40 hs.

Esta historia ocurrió durante un espléndido día de sol donde pocos resistieron la tentación de abandonar sus casas. La calle principal del pueblo se vio repleta de personas. Los niños, en brazos y hombros de sus padres, aclamaban la llegada del personaje de esa tarde. Sin ser conscientes de que ellos eran los verdaderos protagonistas de aquel espectáculo.

El payaso apareció en el escenario y todo el mundo se exaltó. Zavalla brilló por la emoción vibrante. La música no se hizo esperar, el traje de colores amarillos, rojos y azules se mecía al mismo ritmo con movimientos de baile.

Pronto comenzaron las canciones y Piñón Fijo se robó el corazón de todos con su rostro maquillado y su tonada cordobesa. Al final de la tarde nadie quería que se fuera, todos aclamaban su nombre. Una ocasión inolvidable.
Sofía Díaz

Más noticias en Región

publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad