Junior va prisión

Tiene 30 años y un historial de violencia. Fue apresado junto a otras personas con un millón de pesos, autos costosos y más de dos kilos de cocaína.

Junior va prisión

08-08-2017 07:27 hs.

En el 2014 la Justicia  2014 la Justicia Federal en Corrientes detectó que, desde la carcel de Piñero, dos encumbrados miembros de la Banda de Los Monos, Guille Cantero y Ema Chamorro, daban órdenes para el tráfico de drogas. Ese caso conocido como "Los Patrones" terminó con 22 detenidos pero algunos hilos de aquella pesquisa llevaban a otras personas que operaban en la zona de Villa Banana sobre las cuales se debía profundizar. Las investigaciones llevadas desde entonces hacían foco en una figura central que había pasado por distintas etapas en el delito: ataques a balazos letales contra otras personas, pasando por incursiones en el tráfico ilícito de estupefaciantes hasta el encumbramiento que lo convirtió a sus 30 años en un hombre acaudalado. Un nítido ejemplo asomó cuando se desbarató su banda, a fines de junio, con las posesiones que le decomisaron: alrededor de un millón de pesos en efectivo, cinco camionetas de alta gama, cinco autos, seis motos, tres armas cortas poderosas y dos kilos y medio de cocaína de máxima pureza.
Este hombre joven se llama Arnaldo Andrés Vivas, le dicen Junior y está detenido hace 40 días. Es muy conocido en la zona de Ocampo y Felipe Moré. El fiscal Federico Reynares Solari lo acusó entonces de organizar una banda dedicada al suministro, fraccionamiento, distribución y venta de drogas.
Las primeras ocho personas

El trámite se sustanció en el juzgado federal Nº 4 de Marcelo Bailaque, pero llevó la firma en suplencia del juez federal Carlos Vera Barros, que rubricó el procesamiento a ocho personas en total por diversas modalidades de comercio de drogas, agravado por actuar en modo organizado con más de tres personas.

Junior estaba en la mira desde aquel operativo llamado "Los Patrones". Una investigación de un año y medio generó evidencias para su acusación. Pero además disparó allanamientos en distintos barrios como Villa Banana, Santa Lucía, el Fonavi Latinoamérica de Ovidio Lagos y Rueda y las ciudades de Granadero Baigorria y Funes, una acción que la Policía Federal designó con el nombre de "Corona Millonaria", ya que el envoltorio donde estaba la droga tenían el isotipo de esa conocida marca de cerveza mexicana.

La madre del Pájaro

Cuando se desbarató a este grupo por esta causa específica hubo, a la semana, detenciones a otras personas por investigaciones asociadas. Sin dudas el arresto que más resonó, ocupando las portadas de los diarios, fue la de Patricia Celestina Contreras, de 49 años, madre del asesinado ex líder de la banda de los Monos Claudio Pájaro Cantero, requerida por una orden de captura en la causa Los Patrones. El juez Bailaque la procesó ahora como coautora del delito de comercio de estupefacientes (ver aparte).

La tercera de las causas vinculadas tiene como eje principal a otra línea que también se desprende de Junior. Se trata de otra organización dedicada al tráfico de drogas en la que asoma con Los Monos, también, un lazo parental y de negocios. El principal actor de este grupo procesado por el juez Bailaque es Rubén Darío Reyna conocido como "Papucho". Es el tío del Pájaro Cantero. El 11 de marzo de 2010, al balear su casa en Heliotropo al 1700, motociclistas armados mataron a un nene de cinco años llamado Tiziano Gamarra. "Papucho" había estado detenido por una tentativa de homicidio en 2002 y fue protagonista, una década después, de un resonante tiroteo en pleno centro de la ciudad, que acabó con la muerte de Gustavo Serra a la salida de un after de Maipú al 800.

La investigación sobre Reyna surgió a partir de la identificación del dueño de un celular al que llamaban "Rubén" en una trama que hacía inferir al fiscal que había tráfico de drogas. Esto generó allanamientos diversos en el que se destacó uno en la calle Frías al 500. Allí la PFA encontró una gran cantidad de dinero en efectivo, armas y vehículos.

Una requisa en la cárcel

Sobre el grupo que comandaba Reyna, a quien procesa como organizador de narcotráfico, el juez Bailaque indicó que no se advierte que comande un grupo piramidal, al estilo de una banda, sino que interviene en una trama que se ubica en un punto intermedio de actividades que hacen al narcotráfico. Reyna lidera el grupo consiguiendo los estupefacientes para su distribución a niveles inferiores. La venta la concreta entre otros Hugo Crisaldo, también procesado, a quien detuvieron en su casa de Santiago al 5300.

Además el juez procesó a Geraldina Moyano, la mujer de Reyna, y a Federico Moreno, como miembros de esta red. Yoana Cantero, la hija menor de Celestina Contreras, recibió la falta de mérito en esta causa, primer paso para quedar desvinculada. En los operativos de la PFA cuando a fines de junio se hicieron las detenciones de miembros de este grupo fue requisada una celda de la cárcel de Piñero.

Pero una pesquisa medular en esta secuencia que resolvió el juez Bailaque es la que descarga su peso sobre la figura de Arnaldo Vivas, alias Junior. Este diario consignó ya en 2015 el nombre de Junior cuando un joven llamado Germán Abel "Rati" Carabajal fue asesinado en villa Banana. La hermana de la víctima contó entonces que Junior era el transero del barrio y que su hermano pagó con la vida por enfrentarlo. Cuando dos años después, hace seis semanas, fueron a detenerlo, los efectivos de la PFA le incautaron dos kilos y medio de cocaína y alrededor de un millón de pesos en efectivo. También, entre otros vehículos,una camioneta Dodge RAM, valuada en un millón de pesos, símbolo de la explosiva expansión de su patrimonio.
   De acuerdo al seguimiento con escuchas telefónicas que se hicieron de modo directo, es decir mientras los diálogos se producían, Junior Vivas mantuvo conversaciones con Lucas Emanuel Bejarano el 21 de junio pasado. Quedaron en organizar una entrega de drogas en un negocio de Avellaneda al 1800. Junior le dijo a Bejarano que le dejaría "la nave" en Gutenberg y Montevideo. En ese lugar la PFA detectó llegar una Renault Kangoo manejada por Lucas Figueroa. Detrás llegó Junior en la camioneta Dodge RAM.
Ambos entraron al local comercial e instantes después salió Figueroa con una bolsa de cartón. Cuando se subía a la Kangoo fue interceptado. Le secuestraron dos panes de cocaína con la inscripción "Corona". A Junior le salieron al cruce cuando ya se iba con la Dodge RAM junto a su mujer Daiana Contreras. Le secuestraron una mochila cargada de billetes. El recuento dio que eran 267.630 pesos.
   Los policías fueron al segundo lugar mencionado, Gutenberg y Montevideo. Encontraron allí un complejo deportivo en el que entraron dos personas: Tamara Franzutti y Lucas Bejarano. Este último bajo, ingresó en el compejo y tomó contacto con Franco Franzutti, que había llegado en una Ford F-100. En el momento de ser capturados los policías les incautaron 4.800 pesos. Pero tras la intervención policial se ordenaron allanamientos en sus domicilios que, indica Bailaque, permitieron el secuestro de gran cantidad de dinero, armas y otros vehículos.
"Preguntá a los de Drogas"
El juez destaca en su resolución que el 8 de febrero de este año se registra un intercambio de mensajes entre Junior y su hermano Eduardo Sánchez del que puede inferirse una protección policial para el primero. Ocurre que Junior dice: "Preguntá a los de Drogas y avisame". Sánchez le responde: "Acá de Mauro. Allá en mi casa todo mal con la poli".
   En otro apartado el juez destaca que Junior habla reiteradamente con miembros del grupo sobre el peso de sustancias. "¿Cuánto habrá ahí? ¿Tres kilos? No llega a tres kilos porque hay medio kilo en cada bolsa. Está cortado". Bailaque deduce que Junior habla del peso de material estupefaciente que está recibiendo o proveyendo en esos instantes.
   La conclusión es que esta es una red que con sus contactos telefónicos no sólo dejan clara su responsabilidad sino también la disposición de los medios necesarios para el desarrollo organizado "en las distintas líneas de abastecimiento, comercialización, logística, distribución, fraccionamiento, transporte y logística (...) en el comercio de estupefacientes".

Más noticias en Policiales

publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad