• Clima en Rosario
  • Dólar
  • Facebook
  • Twitter
  • WA

Darín: “No estamos acostumbrados a medir en términos humanos a los funcionarios"

El actor presentó "La Cordillera”, película en la que interpreta a un presidente argentino jaqueado por conflictos políticos y familiares.

Darín: “No estamos acostumbrados a medir en términos humanos a los funcionarios

02-08-2017 08:45 hs.

No necesitó armar ningún partido político, tampoco participar de ninguna elección. Ricardo Darín maneja otro tipo de poder que no es el político. Es una personalidad pública que forjó su nombre a través de los años, posicionándose como uno de los actores más prestigiosos – y queridos – de la escena del cine nacional.

Sin embargo, este año Darín se calzó la banda presidencial para representar al primer mandatario argentino en la nueva película de Santiago Mitre, "La Cordillera". La figura pública y la privada del ficticio presidente Hernán Blanco se entrelazan en un largometraje que mezcla elementos del cine de terror y suspenso, con estreno previsto para el jueves 17 de agosto.

“Lo más difícil es tratar de ponerse en los zapatos del otro. Esa es una de las cosas que más me atrajo de esta historia. El dilema del personaje está en cómo lidiar con ambos problemas y salir de esas situaciones de la manera más beneficiosa posible”, aseguró Darín en conferencia de prensa luego de la proyección del filme en el cine Hoyts de Abasto Shopping.
Su personaje llega a la presidencia sin gran respaldo, aunque tendrá su oportunidad de mostrar carácter durante una cumbre presidencial en Los Andes dónde los principales jefes de Estado de la región planean debatir un acuerdo petrolero. Las cosas no serán fáciles para Blanco, ya que un escándalo de corrupción y su conflictiva relación con su hija podrían poner en jaque a su gobierno. Durante el intercambio con los periodistas también estuvieron presentes Dolores Fonzi, quien interpreta a la díscola hija del mandatario, Gerardo Romano, como su jefe de Gabinete, el director Santiago Mitre y el director de la productora K&S Films, Matías Mosteirín.

El presupuesto de casi u$s 6 millones se condice con la producción de primer nivel que reunió a estrellas de todas las latitudes del continente y contó con escenarios como la mismísima Casa Rosada y el hotel Llao Llao en Bariloche. En el reparto internacional figuran española Elena Anaya ('La piel que habito' y 'Mujer Maravilla') como una periodista, y Christian Slater (que actualmente brilla en la serie de televisión Mr. Robot) en el rol de un representante del gobierno de los Estados Unidos.

La cercanía del estreno de la película con las PASO, que servirán de antesala a las elecciones legislativas de octubre, planteó un sinfín de posibles comparaciones entre los hechos de la película y la realidad. Sin embargo, Mitre se encargó de descartar estas teorías. “El proceso lleva mucho tiempo y la realidad argentina es tan explosiva que uno no puede ir detrás de los sucesos políticos porque siempre van a quedar lejos. Uno tiene que confiar en que la ficción puede construir su propio mundo y eso es lo que la hace universal”, afirmó el también director de 'La patota'. Asimismo, luego de su experiencia interpretando al presidente de la Nación, Darín instó a los políticos argentinos a “tener toda la transparencia posible y no olvidar la sensibilidad ciudadana”, en tanto, Fonzi destacó que “no hay grieta en el cine”.
Lo estético y el cruce de género se transforman en uno de los principales atractivos de la película, que juega al thriller político mientras introduce elementos que la alejan de ese realismo que la historia plantea. “Eso era parte de la génesis del proyecto: la película va yendo levemente hacia un suspenso y empieza a tener un tono más inquietante. Eso también tiene relación con cómo nos relacionamos los argentinos con la política: siempre nos resulta levemente inquietante”, analizó el director de 36 años. Además, esta idea va acompañada de una construcción estética que guía este cruce de caminos. “Hay una transformación visual en torno a cómo el personaje del presidente se va develando. La película va entrando en zonas de más oscuridad cuando se va volviendo más opresivo el contexto y la cabeza del presidente... Es como ir metiéndose más en su psiquis”, explicó Mitre.

Contar la historia de un presidente, según el director del largometraje, resulta algo novedoso no sólo para él mismo sino también para el cine argentino. 

Más noticias en Información General

publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad