• Clima en Rosario
  • Dólar
  • Facebook
  • Twitter
  • WA

No hay Grieta ni tampoco la Década de los 90 todo es mentira todo una farsa...

Don Julio siempre tuvo cubiertas las espaldas. Por Néstor Kirchner, cuando vivía, y por un símbolo de los 90, década tan vapuleada por el Relato.

No hay Grieta ni tampoco la Década de los 90 todo es mentira todo una farsa...

06-07-2017 17:33 hs.

Se trata del abogado especialista en derecho administrativo, Roberto Dromi. Un talento para el armado de licitaciones, y verdadero ingeniero de las polémicas privatizaciones del menemismo.

Claro que esta puerta no es novedosa para los que siguen la historia de De Vido y sus contactos de círculo rojo. Dromi siempre estuvo.

A través de DYSAN, asesor comercial e intermediario de millonarias ventas de gas licuado que nunca habría llegado, el ex funcionario de Menem hizo un negocio redondo, que ahora es investigado por la justicia.

El gas licuado provenía de Rusia, en plena crisis energética. Estos contratos millonarios, por más de 2 millones de dólares, eran manejados por los Dromi, Roberto y su hijo Nicolás. Se comentó mucho la figura de un barco fantasma que nunca llegaba pese al pago que había hecho Enarsa.
Por otra parte, uno de los principales arrepentidos del escándalo de corrupción en Brasil, el ex director del área internacional de la compañía Néstor Cerveró, confirmó que en 2006 recibió jugosas coimas por la venta de Transener -adquirida por Petrobras-, e involucró en el negocio a ambos protagonistas.

Dromi está abrazado al presente y futuro del actual diputado sobre el que pesa un pedido de desafuero. En una cena que compartieron importantes empresarios mendocinos, días atrás, se comentó: “A De Vido no lo toca nadie porque tiene el mejor abogado, Dromi”. Los comensales lo conocen bien a su coterráneo por su magnífico lobby en los juzgados de Comodoro Py.
En definitiva, De Vido cuenta con los servicios del estudio jurídico más caro y apreciable del fuero penal: Julio Virgolini y Adrián Maloneay son su defensa oficial, pero nada se hace sin el visto bueno de el doctor Dromi.

Como muestra de todo esto habría que ver si es cierto que la esposa de De Vido, Alessandra Minnicelli, trabaja en su estudio.

Más noticias en Nacionales

publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad