Acuerdo YPF-Chevron, “obra maestra del terror”

El ex senador Rubén Giustiniani y el actual Fernando “Pino” Solanas, desnudaron aspectos del contrato secreto entre YPF y Chevron. No dejaron títere con cabeza.

Acuerdo YPF-Chevron, “obra maestra del terror”

09-05-2017 08:19 hs.

Durante una presentación conjunta en la Feria del Libro, Solanas aludió a los “pactos espurios” entre los sectores públicos y privados para formalizar acuerdos en paraísos fiscales donde no se contempla la responsabilidad ambiental y se hacen acuerdos a 50 años para beneficio de los que manejan las finanzas mundiales. Tildó al actual ministro de Energía y ex CEO de Shell, Juan José Aranguren, de “tenebroso” por ser culpable de “vaciamiento” e instó a iniciar una lucha para que “el petróleo quede bajo tierra” y poner al descubierto “las mentiras y patrañas”.

Giustiniani, en tanto, refirió que había logrado sacar a la luz en su libro “una compleja estructura para evadir impuestos y dañina para la salud de la población”. Denunció que “hubo que romper en soledad barreras de silencio” impuestas por grandes medios y corporaciones. Y mencionó que “la larga batalla” se inició hace 4 años contra el CEO de YPF, Miguel Gallucio y el gobierno de Cristina Fernández. Finalmente la Corte ordenó el derecho al acceso a la información peticionada por los legisladores, pero YPF se siguió negando a brindar datos “confidenciales”, por lo que el abogado Ricardo Monner Sans inició una denuncia penal.

El socialista también repudió la metodología del “fracking” y coincidió con Pino Solanas, en que el gas y petróleo deben quedar bajo tierra para contrarrestar el “calentamiento global”. “Está comprobado científicamente que la carrera de los fósiles, puede terminar con la vida en el planeta”, aseveró.

Más noticias en Nacionales

publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad