Denunciaron al juez penal Juan Vienna por prevaricato y adopción de dádivas

Lo hizo "Monchi Cantero" a través de su abogado por desviar el objetivo de la investigación de un crimen y tener una moto a nombre del padre de la víctima.

Denunciaron al juez penal Juan Vienna por prevaricato y adopción de dádivas

29-03-2017 07:20 hs.

Raamón Ezequiel Machuca, conocido como "Monchi Cantero" y detenido en la cárcel de Coronda al ser considerado por la Justicia como uno de los líderes de Los Monos, denunció ayer al juez penal Juan Carlos Vienna por los delitos de prevaricato y recepción de dádivas. El magistrado instruyó la ya famosa causa 913/12, iniciada el 8 de septiembre de 2012 con el crimen de Martín "Fantasma" Paz, un hecho que hasta el momento no cuenta con sospechosos ni detenidos porque la pesquisa derivó en investigar el accionar del clan del barrio Las Flores y llevó al procesamiento de unas 30 personas acusadas de integrar, con distintos grados de responsabilidad, una asociación ilícita dedicada a la comisión de diferentes delitos. Además, Vienna giró copias de ese expediente a sus pares de la Justicia Federal y el juez Marcelo Bailaque también procesó a gran parte del clan por tráfico y comercialización de estupefacientes.

La denuncia de Monchi fue presentada ayer ante el Ministerio Público de la Acusación (MPA) por su defensor, Carlos Edwards, quien en 37 páginas en las que no faltan referencias a jurisprudencia ni a varias notas periodísticas publicadas por La Capital y otros diarios, desgrana lo que a su entender son los delitos cometidos por el juez en la instrucción del expediente que tiene a su cliente tras las rejas.

En ese sentido, el letrado recuerda que oportunamente Vienna fue denunciado por los abogados del coimputado comisario Sergio Blanche, y que en esa causa tanto el procurador como la Corte provincial sólo aplicaron una sanción disciplinaria al magistrado por sus dichos en un video que grabó el acusado. Por eso, dice el abogado, "no se investigó el prevaricato y la admisión de dádivas que son objeto de la presente denuncia" y esa resolución de la Corte "no tiene ningún efecto jurídico respecto de los delitos ahora denunciados".

Una relación estrecha

Para Edwards "surge indudable la estrecha relación que ha mantenido o continúa el juez Juan Carlos Vienna con Luis Paz, vinculación que configura distintas conductas delictivas por parte del mencionado magistrado". En ese orden, sostiene que tanto en las audiencias orales y públicas realizadas para establecer responsabilidades en el crimen de Claudio "Pájaro" Cantero, como en numerosas notas periodísticas se coincide en señalar a Luis Paz como "quien habría instigado el crimen del mencionado Cantero como venganza por la muerte de su hijo Martín". Y hace mención al pedido de la fiscal Cristina Herrera para que Paz preste declaración informativa en esa causa; el informe que una brigada policial realizó sobre el crimen de Pájaro y que sitúa a Paz como supuesto instigador; y las propias declaraciones del acusado Luis "Pollo" Bassi, quien manifestó que en su lugar del banquillo de los acusados del juicio que hoy tendrá su veredicto (ver página 38), debería haber otra persona nunca investigada.

"La relación de Vienna con Paz no se trataba de un simple vínculo entre el juez y el padre de una víctima cuyo homicidio el citado magistrado estaba investigando (como dijo Vienna cuando trascendieron planillas de Migraciones que mostraban que habían viajado juntos dos veces a Estados Unidos para presenciar veladas boxísticas) sino que, por el contrario, dicho progenitor aparece como vinculado a un homicidio cometido en venganza por la muerte de su hijo." La trascendencia pública de esa relación Vienna-Paz derivó en una recusación que los defensores de otro acusado en la megacausa de Los Monos (Ariel Máximo Cantero) presentaron y que el propio magistrado rechazó afirmando que "ni en el transcurso de los viajes en avión, ni en mi permanencia en el exterior, tuve contacto alguno con el señor Luis Paz, siendo que no lo he visto en ninguno de los días señalados".

Falsedad

Ante eso Edwards recuerda que el prevaricato reprime al "juez que dictare resoluciones contrarias a la ley invocada por las partes o por él mismo o citare, para fundarlas, hechos o resoluciones falsas" sin que se requiera un determinado propósito o finalidad del juez, ni que se perjudique o beneficie a una parte. Y en este caso, dice Edwards, Vienna incurrió en una notoria falsedad cuando para resolver y rechazar el planteo de recusación que le habían formulado, negó categóricamente haber visto a Paz.

Pero "cuando se conoce la famosa foto del sistema GigaPan.com que muestra a Vienna y Paz compartiendo plateas en una pelea de Marcos Maidana en San Antonio (Texas), una nueva recusación al magistrado lo llevó a excusarse y apartarse de la causa sin resolver la recusación ni dar explicaciones" sobre dicha foto y todo lo dicho en cuanto a su relación con Luis Paz. Consecuentemente, al rechazar la recusación el juez cita un hecho falso consistente en que nunca había visto a Paz cuando en la fotografía del evento boxístico se demuestra todo lo contrario".

Así las cosas, para Edwards la causa contra Los Monos "ha operado una especie de metamorfosis jurídica por la cual la investigación de un homicidio (el de Martín Paz) se trasformó en la investigación de una asociación ilícita". El abogado aclara que "dicha causa modifica su objeto procesal cuando prestan declaración testimonial la concubina de Martín Paz, Brenda Natali Veira, quien manifestó los vínculos familiares de Paz con la familia Cantero; y Luis Paz, quien da cuenta de la existencia de una organización criminal vinculada a la familia Cantero, nombrando a sus principales integrantes según le dijo su hijo en vida; es decir que los dos testimonios por los cuales Vienna cambia el objeto procesal a investigar y que incriminan a Monchi y a los Cantero, son los dichos de la persona con la que tenía íntima vinculación y con la que había viajado al exterior, y con quien resultaba la pareja de su hijo".

A ello Edwards agrega que Vienna "nunca se desprendió de la causa, aferrándose a ella a pesar de los múltiples planteos recusatorios que se le formularon", que tampoco "extrajo copias del expediente que consideraba como demostrativas de la supuestas asociación ilícita y las remitió al fiscal en turno para que dictaminara o su remisión al juez en turno, pero nunca intervenir de oficio e iniciar per se su propia investigación".

Una moto blanca

A todo ese cuadro, en su presentación Edwards le agrega la tenencia por parte del juez Vienna de una poderosa moto Kawasaki ZX10R que le había cedido el propio Paz y que fue hallada por la Policía Federal en el allanamiento al local de Mendoza al 1400 donde funcionaba Spadoni Motos. El procedimiento se realizó en el marco de la causa "Peras Blancas" que investigó el envío a Europa de una importante cantidad de cocaína mezclada en pulpa de peras y por la cual fue condenado el dueño de ese local, Ariel Gustavo Spadoni.

A entender de la defensa de Monchi, esa moto "fue entregada a Vienna como una dádiva o como compensación por algo que hizo o dejó de hacer en su condición de magistrado penal, lo que deberá ser motivo de investigación".

El Código Penal establece que la dádiva es el delito que "pena al funcionario público que recibiera algo entregado en consideración a su oficio, mientras permanezca en el ejercicio de su cargo". Y agrega que "también resulta el medio comisivo del delito de cohecho entendido por el que comete el funcionario que por sí o por persona interpuesta recibiere dinero o cualquier otra dádiva o aceptare una promesa directa o indirecta para hacer, retardar o dejar de hacer algo relativo a sus funciones".

En el cierre de la presentación, el abogado de Monchi sostiene la competencia del MPA para investigar los hechos denunciados; plantea la necesidad de una investigación preparatoria, es decir que un fiscal inicie una pesquisa para recopilar pruebas que acrediten o no la existencia de los hechos denunciados pudiendo llamar a declara al mismo juez; y propone una batería de diligencias tendientes a confirmar todas y cada una de las denuncias ya conocidas públicamente y ahora manifestadas en el escrito.

juez penal. Juan Carlos Vienna, al instruir la causa 913/12 fue recusado por las defensas de dos de los imputados.

Más noticias en Policiales

publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad