Punta del Este: la mira está puesta en los dealers

En las raves de este balneario, la policía busca detectar la venta de drogas.

Punta del Este: la mira está puesta en los dealers

12-01-2017 07:40 hs.

PUNTA DEL ESTE.- La fiesta electrónica más grande de Montevideo se llama La Terraza y cuenta con un control que hace evidente la diferencia con la Argentina en lo que respecta al consumo de drogas: después de cruzar la puerta de ingreso hay un puesto donde el usuario, de manera voluntaria, puede evaluar la calidad de las sustancias que compró. Sin embargo, esta metodología todavía no se implementó en la fiesta que se hizo aquí.

En las raves de este balneario, no se puede impedir que los asistentes ingresen con drogas para consumo personal, porque no está penalizado desde hace décadas. "No se hacen cacheos en busca de drogas. Se hace inteligencia previa para rastrear a los posibles dealers", explican los voceros de la Junta Nacional de Drogas. Por eso, en los accesos a las fiestas no se revisan bolsos y sólo en algunas, las más grandes, se pide DNI.


Los organizadores de fiestas se amparan en un importante despliegue de seguridad y, sobre todo, en la instalación de puestos sanitarios para evitar problemas. En la Corona Sunsets hubo seis socorristas, puestos de hidratación, tres ambulancias, más 90 efectivos de seguridad privada, dos cuatriciclos y ocho agentes de Prefectura. En el Punta del Este Summer Festival hubo tres puestos de socorristas, tres ambulancias y dos sectores para la hidratación.

"El mercado aquí es distinto. Es más sano. No ves la excitación o la locura que se ve en ciudades como Buenos Aires. Es más controlable", dicen desde la productora Buena, que organiza estos megafestivales.


Cada festival planifica la seguridad en conjunto con la policía de cada departamento.

Según Lucho Garrido, pionero en Uruguay en importar la idea del puesto de control de sustancias, entre otras acciones para garantizar el control de daños en las fiestas La Terraza, que organiza hace tres años, suelen entrar policías de civil para detectar la presencia de dealers. Para él, el problema más grande en este país es el consumo de alcohol en los más jóvenes.

Click Aqui
Pese a que la venta de bebidas alcohólicas a menores está prohibida, basta con recorrer La Barra cualquier noche para encontrar a preadolescentes bebiendo en la calle, a pocos metros de la comisaría.

Más noticias en Policiales

publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad