Contigiani critica la realidad económica

"El mercado interno no está en agenda", remarcó Contigiani, el ministro de la Producción de Santa Fe más confrontativo con el macrismo. Todo lo que entró desde afuera en las mercaderías implica una baja en la producción local.

Contigiani critica la realidad económica

28-10-2016 07:55 hs.

El observatorio de importaciones del Ministerio de la Producción provincial y la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe) volvió a arrojar números negros sobre la economía local, que el ministro del área, Luis Contigiani, tradujo en un par de sentencias temibles: "El mercado interno no está en agenda, a pesar de que ningún país en la historia del capitalismo se desarrolló sin mercado interno. En este escenario, en Argentina sobran 15 millones de personas que el modelo no tiene previsto incluir".

El ministro más confrontativo con el macrismo en el gobierno de Miguel Lifschitz presentó ayer una nueva edición de datos nacionales de importación correspondiente al segmento del 1 de enero al 20 de octubre en los años 2014, 2015 y 2016. La fuente son las posiciones arancelarias de manufacturas de origen industrial y de origen primario elaborados en la provincia de Santa Fe. En base a eso, Contigiani rechazó las refutaciones planteadas por los ministros macristas Rogelio Frigerio y Francisco Cabrera. "Les molesta que produzcamos estos datos, pero no los pueden refutar porque son cifras de la Aduana analizadas por un equipo que estudia las posiciones arancelarias, una por una", marcó el ministro del Frente Progresista.

La presentación se hizo en la sede Rosario de Fisfe, y además de empresarios de los sectores sensibles, también estuvieron los gremios interesados, como UOM y Smata.

El estudio revisa el ingreso de mercaderías en trece rubros dispares, y en algunos casos el aumento de importaciones de un año para el otro es superlativo, a saber: heladeras (292%), exhibidoras (1.498%), esponjas de cobre (12.528%), taladros de pecho (230%), sommiers (375%), algodón sin cardar ni peinar (498%), cosechadoras (87%), pulverizadoras (162%), bondiola (352%), pollos trozados (750%), queso crema (331%), frutillas (140%), cebollas (391%), naranjas (17.698%) y caramelos duros (209%).

La heterogeneidad de artículos denota la multiplicidad de lugares de producción amenazados: Gran Rosario, Rafaela, Recreo, Coronda, San Carlos, Esperanza, entre tantos.

Todo lo que entró desde afuera en las mercaderías mencionadas implica una baja en la producción local, y esto asoma en los índices negativos que el Indec mide sobre la economía nacional desde abril pasado: -2,6% en agosto, y el gobierno central lo celebró como una mejora luego del pico de recesión de -6% registrado en julio.

El titular de Fisfe, Guillermo Moretti, reveló ayer que la actividad industrial interanual desde diciembre retrocedió 8 puntos. En Rosario, donde se producen 7 de cada 10 heladeras "industria argentina", es insoslayable que la producción nacional haya sido de 1.110.758 unidades en 2015, a 565.731 en lo que va de 2016. "Se prevén fabricar 400.000 heladeras menos. Son 1,2 millón de horas de trabajo perdidas", señaló el industrial. O que de 123 millones de pares de calzado producido en 2015, este año se produzcan 92 millones de pares, cuando Santa Fe detenta el 15% del mercado interno.

El informe pone al descubierto el compromiso del supermercadismo con la producción local con dos casos puntuales: revela que la cadena Coto importó en todo el año pasado 750 heladeras, pero que en lo que va de éste importó 10.412. O el supermercado Easy, de la chilena Cencosud, que no importó un solo calefactor eléctrico en 2015 y este año, en cambio, compró 79.000 unidades en el exterior.

Contigiani enhebró los números del observatorio de importaciones como "una de las variables que se combina con el achicamiento del mercado interno, por caída del poder adquisitivo y, por lo tanto, del consumo". "Una de las consecuencias es el ajuste en la cantidad de horas trabajadas, lo que redunda en que haya menos plata en el bolsillo de la gente, y en un temor real a perder el empleo", señaló a Rosario/12. Como botón de muestra, reveló que hay en la provincia 95 empresas en procedimiento preventivo de crisis, el doble que el año pasado.

"Esto connota que la producción se cae por varios factores: además de las importaciones -analizó el ministro- está el aumento de los costos de producción, el sistema tributario regresivo, la crisis de la matriz energética, una política centrada en fortalecer una economía de grandes empresas exportadoras. El mercado interno no está en agenda", lamentó.

Ese cóctel de variables --dijo-- hace que hoy la siderurgia nacional produzca acero a 500 dólares por tonelada más caro que el de Brasil. "Así nuestras pymes nunca podrán ser competitivas", vaticinó el titular de Producción.

"Ningún país en la historia del capitalismo se desarrolló sin mercado interno como se pretende aquí. En este escenario, en el país sobran 15 millones de personas sin chance de ser integradas", apuntó.

Por último, fustigó la negación del gobierno macrista acerca de la evolución de las importaciones: "Claro que bajaron... las de bienes de capital como autos y combustible -enfatizó Contigiani-, y eso da la pauta de la recesión que hay; en cambio no dicen que sí aumentaron las importaciones de bienes de consumo, hasta de caramelos".

Más noticias en Economía

publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad