El Sindicato Municipal va perdiendo peso entre sus afiliados

Una sorpresiva movilización del Sindicato de Trabajadores Municipales hasta el anexo del Concejo donde cada martes se reúne la comisión de Gobierno puso a la luz de la calle un conflicto en ciernes por la representación gremial de los casi 15.000 empleados de la intendencia, ámbito donde quiere desembarcar la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE). El vértice de la discusión es el Ejecutivo municipal: desde el sindicato tradicional acusan que el oficialismo quiere de esa manera partir el gremio y beneficiarse al estilo del "divide y reinarás"; y desde ATE, responsabilizan a Mónica Fein por no respetar la libertad de agremiación consagrada por el derecho internacional y de no cumplir con el rol de agente de retención de aportes sindicales de los 1.000 afiliados que tiene en el municipio.

El Sindicato Municipal va perdiendo peso entre sus afiliados

07-09-2016 08:35 hs.

El secretario general de los municipales, Antonio Ratner, movilizó militancia ayer hasta el anexo de Juan Manuel de Rosas al 800 para denotar su rechazo al proyecto presentado por Celeste Lepratti (Frente Social y Popular) que apunta a que la Municipalidad reconozca a ATE como representación gremial de sus trabajadores y, al convalidarlo, cumpla como agente de retención del aporte sindical, el 2,2 por ciento de cada salario.

Los miembros de la comisión presidida por Jorge Boasso invitaron a pasar a Ratner, y ahí estaba también Lepratti, como autora del proyecto que encendió la mecha. "Que haya más libertad sindical y el trabajador pueda elegir dónde afiliarse. El derecho de agremiación es requisito necesario para la solidez de la negociación colectiva", argumentó Lepratti, quien impulsó para hoy a las 17 en el Concejo una jornada sobre ese tema.

Ratner interpretó: "Nos quieren dividir como gremio para que luego los trabajadores tengamos menor poder de negociación, menor capacidad de luchar por reivindicaciones. Ni el Concejo ni el Ejecutivo tienen potestad de intervenir en asuntos gremiales. Aquí quieren otorgarle el código de descuento a otras entidades y no deben. Es clara la intención de dividirnos para tenernos repartidos y vulnerables. Acá no hay afiliación compulsiva, el que quiere se agremia, el que no quiere no lo hace", dijo el secretario general del sindicato que nuclea unos 12 mil afiliados.

Raúl Daz, titular de ATE Rosario, exigió que el Ejecutivo cumpla como agente de retención y que se respete el derecho laboral de elegir la agremiación. Acusó que el municipio retiene el aporte sindical a los afiliados de ATE pero no los transfiere a este sindicato, y reprochó en cambio que le descuenten el 1 por ciento del salario a los empleados no afiliados al sindicato municipal en concepto de fondo solidario, algo establecido en la paritaria del sector.

"Tenemos participación en 800 municipios, con 60 mil afiliados municipales en todo el país, hasta en Ciudad de Buenos Aires estamos, y en Rosario no. Deben respetar el hecho de que el trabajador es libre de elegir y que somos una expresión gremial con personería en todos los niveles del Estado", planteó Daz. Y aclaró: "Nuestro problema no es con el sindicato municipal, entendemos que la responsablidad política es de Fein".

Más noticias en Gremiales

publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad