Inicia Foro Económico Islámico Mundial en Jakarta

Durante la semana que pasó tuvo un lugar en Jakarta, Indonesia, el 12do. Foro Islámico Económico Mundial, que reúne a líderes políticos, económicos y de opinión pública tanto de países musulmanes como musulmanes que viven en Occidente, cuya agenda este año giró en torno a cómo hacer para descentralizar el crecimiento y empoderar a negocios futuros.

Inicia Foro Económico Islámico Mundial en Jakarta

07-08-2016 13:18 hs.

Un ejemplo más de cómo una religión de 1.300 millones de seguidores a nivel mundial y en permanente crecimiento dada su alta tasa de natalidad, no puede ser reducida exclusivamente a los actos terroristas perpetuados por una minoría, sino que se trata de culturas complejas, fértiles y con muchas discrepancias internas.
El evento tuvo escasa cobertura en los medios del mundo dado probablemente a que escapa al patrón corriente al que estamos acostumbrados cuando se trata del islam. Lejos de eso, en el Foro Islámico Económico Mundial se discutieron, entre otras cosas:

El ascenso de la economía del consumo.
Tecnologías disruptivas y el ascenso de nuevas industrias.
Cómo empoderar a la mujer en el comercio online.
Cómo aumentar el financiamiento islámico a los sectores halal. (N de la R: se refiere a las industrias alimenticia, textil, turística y de salud globales que cumplen con las prácticas que indica la religión musulmana en esas áreas.)
¿Puede la moda islámica convertirse en alta costura?
Entre otros oradores, estuvo el 1er. Ministro de Malasia, Datuk Seri Najib Razak, quien dijo que sin estabilidad política, no habrá progreso económico, y criticó las llamadas “Primaveras Árabes”, por haber cosechado la inestabilidad en la región, y las intervenciones extranjeras en el mundo islámico.

“La invasión de Irak en particular puso en marcha una cadena desastrosa de sucesos”, dijo en relación a la incursión en ese país que realizó una coalición de países encabezada por Estados Unidos, Reino Unido, España, Australia y Polonia en 2003, a la que muchos adjudican la posterior formación y expansión del Estado Islámico.

“Miles han pagado con sus vidas, mientras que los terroristas y otras milicias armadas ahora andan libres en lo que alguna vez eran tierras seguras. La caja de Pandora del conflicto sectario ha sido abierta”, dijo Najib. En contraste, países de mayoría musulmana como Malasia e Indonesia (el país adonde viven más musulmanes alrededor del mundo) que no han sido intervenidos desde afuera, son oasis de paz y estabilidad.

“Hemos visto resultados devastadores de las intervenciones extranjeras en el mundo musulmán, a menudo basadas en información errónea, incompleta o partisana”, dijo.

En qué consiste el excepcionalismo islámico

Probablemente esa información errónea o parcial a la que hace referencia el 1er. Ministro de Malasia tenga que ver con un malentendido fundamental: que el mundo islámico debe avanzar hacia la secularización, hacia la separación entre religión y Estado, y hacia la democracia liberal, emulando el fenómeno que se viene dando en los últimos siglos en Occidente con la separación entre Iglesias y Estados.

El islam es diferente al cristianismo y al judaísmo. En “El excepcionalismo islámico: Cómo la lucha por el islam está moldeando al mundo”, Hamid plantea que creer que el islam es igual a las otras religiones es un error fundamental.

“Ustedes musulmanes ya llegarán allí eventualmente –dice Hamid que es lo que suelen decir muchos analistas occidentales equivocadamente. Primero la reforma y el secularismo, luego la democracia liberal, deben atravesar todos estos pasos. ¿Qué pasa si los musulmanes deciden ir por un camino algo diferente?”, pregunta Hamid, un musulmán norteamericano que ha pasado 6 años en Medio Oriente estudiando el fenómeno islamista, en un video provisto por The Atlantic en el que explica su postura.

“Las religiones, por supuesto, son todas diferentes. Debemos ser francos y honestos y decir que el islam es fundamentalmente diferente a una religión como el cristianismo cuando se trata de la ley y el Gobierno”, explica Hamid.

El profeta Mahoma era un político y por lo tanto, “las responsabilidades políticas y religiosas estaban entrelazadas en la persona del profeta Mahoma”.

Más noticias en Internacionales

publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad