Uruguay y el temor “trasplante del terrorismo de Medio Oriente a América Latina”

Ayer fue procesado y derivado al Hospital Vilardebó para su evaluación psiquiátrica.

Uruguay y el temor “trasplante del terrorismo de Medio Oriente a América Latina”

10-03-2016 07:22 hs.

El asesino del comerciante judío David Fremd, Carlos Omar Peralta López, fue procesado anoche en Paysandú y derivado al Hospital Vilardebó de Montevideo para una evaluación psiquiátrica. El hombre declaró ante el juez penal Fabricio Cidade que "Alá lo había llevado" a cometer el homicidio. Ahora la investigación buscará determinar si los vínculos que este hombre tenía con islamistas extranjeros lo llevaron a matar a Fremd. Para eso se analizará su computadora y material incautado en su domicilio, dijeron a El País fuentes del caso.

El juez le aplicó tres delitos: de homicidio especialmente agravado por la premeditación, de odio hacia las personas por motivo religioso, y de lesiones personales por las heridas al hijo del Fremd.

Cidade indicó que el homicida reconoció haber cometido el crimen "por motivos de religión", y que asistía a rezar a una mezquita de Montevideo.

Al juez no le consta que el individuo tuviera una lista con ciudadanos judíos para ser asesinados y tampoco que haya recibido instrucción desde el exterior, "pero no se puede descartar", indicó.

El matador reconoció "que lo hacía por la religión y por Alá", relató el juez.

La computadora del homicida y el resto del material incautado en su domicilio fue enviado a la Dirección Nacional de Inteligencia en Montevideo, "por todo el tema islámico y la coyuntura mundial que se vive de la vinculación de la religión con actos de terrorismo. No necesariamente la religión tiene vinculación con el terrorismo, pero debido al hecho consumado, al homicidio brutal y el desprecio que sentía hacia el pueblo israelí, era pertinente derivar el material a Montevideo por eventuales vinculaciones con el tema islámico", indicó Cidade a El País.

El homicidio de Fremd tuvo amplia repercusión internacional, motivó una carta de la organización Centro Simon Wiesenthal al presidente Tabaré Vázquez, llevó a la comunidad islámica uruguaya a desvincularse explícitamente del crimen, y la condena del cardenal Daniel Sturla.

El Centro Wiesenthal envió una carta a Vázquez en la que señala que "el asesinato a cuchillazos de un judío en Pay-sandú al grito de Allah-hu-Akhbar (Alá es grande) da señales de trasplante del terrorismo islámico de Medio Oriente a América Latina".

"Del cuchillo a la bala, y desde allí a la bomba es la ruta terrorista que denunciara el asesinado fiscal del atentado a la AMIA, Alberto Nisman… Gaza no tiene lugar en Uruguay", agrega la carta.

Ariel Gelblung, representante para América Latina de esta organización, declaró que "el apuñalamiento deliberado a un judío debe ser investigado como un crimen de odio cuya intención antisemita debe agravar el peso de la pena. Además, debería crear un lazo de empatía entre Uruguay, Israel, Francia y la comunidad de otros países víctimas de terror. Urgimos a las autoridades uruguayas a actuar con firmeza contra los ataques de odio antijudío y otros objetivos de los fanáticos. Insistimos en la necesidad de un enfoque hemisférico para mantener Medio Oriente fuera de las Américas", señaló el sitio web del Centro Wiesenthal.

La organización judía argentina DAIA también emitió un comunicado en el que señala su "profunda solidaridad" con la comunidad judía uruguaya, en tanto el cardenal Sturla escribió en Twitter que "recién llegado al Uruguay me entero del asesinato en Paysandú, mi oración y solidaridad con los hermanos judíos y con la familia".

En un comunicado la embajada de Israel marcó su preocupación por "la posibilidad" de que el ataque haya sido motivado por el extremismo religioso. "Tenemos plena confianza en que las autoridades competentes esclarecerán a la brevedad este trágico suceso", agrega el comunicado de la embajada.

El Centro Egipcio de Cultura Islámica de Montevideo emitió un comunicado el que condena el homicidio y al mismo tiempo indica que "lamentamos que antes que la justicia determine los motivos y responsabilidades de este horrible crimen se instalen en la opinión pública datos y hechos sin corroborar que señalan a una religión y convierten este caso policial en un crimen de odio". El centro también envía "sinceras condolencias a los familiares de las víctimas con quienes nos solidarizamos en el dolor".

Varios legisladores de distintos partidos repudiaron el homicidio en Twitter, y el tema fue analizado ayer en Diputados.

Alerta en Uruguay.
El presidente del Comité Central Israelita, Sergio Gorzy, dijo a El País que la comunidad judía está "acongojada, dolida y preocupada" porque el homicidio de Fremd es la "constatación de que en Uruguay estas cosas también pueden pasar".

"Los judíos estamos acostumbrados a estar siempre alerta porque el antisemitismo no es nada nuevo, pero el dolor es porque esto es la constatación de que en Uruguay estas cosas también pueden pasar", dijo Gorzy.

Para el presidente del Comité Central Israelita, hay "un problema en la mentalidad del uruguayo" y es que "a veces vemos cosas y no las denunciamos" y "tenemos que darnos cuenta que hay indicios que deberíamos tomarlos con más seriedad".

Gorzy dijo que en Paysandú era "vox populi" que el homicida "iba al cibercafé y mientras jugaba juegos de guerra gritaba que estaba matando judíos y lo escuchaba todo el mundo". En este sentido dijo que el Ministerio del Interior "no todos los días puede controlar todo" por lo que "hay un deber ciudadano" de denunciar.

"Los judíos tenemos un defecto que es que le creemos a los que dicen que nos quieren matar. Cuando dicen que quieren borrar a los judíos de la faz de la tierra, les creemos. Los que no les creen son los que conviven con nosotros y creen que además se necesitan otras pruebas. En este caso fue una persona que afirmó que Alá le dijo que tenía que matar un judío y lo hizo. Cualquiera públicamente puede encontrar lo que está en el Facebook. Hoy con las redes sociales uno puede pertenecer a un grupo sin pertenecer realmente y un día te sentís que te tocó a vos sin pasar por ninguna organización; no quiero decir que sea justo este caso", dijo Gorzy.

El dirigente judío sostuvo que "es difícil controlar estos sucesos" porque hoy "estamos en un área donde todos somos posible blanco de un atentado y no sabemos de dónde va a venir". No obstante afirmó que "los que pretenden atacar a los judíos terminan generando la acción opuesta".

Más noticias en Internacionales

publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad